Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso pide a la RAE que revise la definición de 'gallego' como 'tonto' y 'tartamudo'

Los diputados aprueban una propuesta del BNG, que sostiene que estos significados son "un fallo metodológico"

Santiago de Compostela / Madrid

La Comisión de Educación del Congreso ha emplazado hoy a la Real Academia Española de la Lengua, desde el "respeto a su autonomía y a su rigor", a "estudiar" la definición de la palabra "gallego" como "tonto" y "tartamudo", acepciones recogidas en el Diccionario de la RAE desde 2001.

Esta recomendación, recogida en una Proposición no de Ley, presentada por el diputado del BNG Francisco Rodríguez, ha sido aprobada por unanimidad tras una transaccional entre el grupo

gallego y el PSOE.

El diccionario, en realidad, especifica que ese significado del término "gallego" sólo se usa en El Salvador (en el sentido "tartamudo") y en Costa Rica (en el sentido de "tonto"). Estos significados, situados por encima de la acepción "la lengua de los gallegos", suponen un "fallo metodológico" y hacen mención a "usos residuales" de la lengua, según el diputado del BNG. Rodríguez ha subrayado que el Diccionario de la RAE debería ser "lo más limpio" posible, e incluir los "mínimos prejuicios y estereotipos" de cara a "ponerle tope a la parcialidad".

La diputada socialista María Gracia Muñoz ha defendido que el Diccionario es "lingüísticamente adecuado y completo" y ha manifestado que "no cumpliría su función si faltara en el registro

alguna de las voces". Además, ha recordado que la obra no solo contiene los vocablos utilizados en España, sino también los empleados por el conjunto de hispanohablantes, y ha explicado que la introducción de nuevas acepciones se realiza a través de las indicaciones de la Asociación de Academias de la Lengua Española, integrada por las 22 academias del idioma existentes.

La diputada del PP María Dolores Pan ha expresado su "reconocimiento y respeto" por la RAE, y ha destacado la "independencia" de su trabajo, Pan ha añadido que "desde la política" no se debería "influir sobre decisiones puramente técnicas".

CiU ha expresado, a través de María Mercè Pigem, su apoyo a la iniciativa del BNG y ha defendido que la RAE debe ser "más que un órgano ejecutivo de lo que le digan otros países".