Estrella Morente debuta en Nueva York

La cantaora granadina se muetra dispuesta a "desnudar su alma" en su concierto en el Town Hall

EFE Nueva York 3 FEB 2007 - 14:21 CET

Que el flamenco es un arte capaz de conjugarse con el jazz, el tango o el blues es algo que entiende bien la cantaora Estrella Morente, autora de algunos de los mestizajes más sublimes y que esta noche debuta en Nueva York. "Vengo con un respeto tremendo a esta ciudad, donde cada día llegan propuestas y tendencias de todo el mundo. Pero vengo dispuesta a desnudar mi alma, a mostrar lo que soy y de donde vengo", ha dicho la artista, de 26 años.

A pesar de su juventud, acumula gran bagaje en el mundo del cante, tanto por méritos propios como por herencia, influida por su madre, la bailaora Aurora Carbonell, y su padre, el gran cantaor Enrique Morente, a quien The New York Times recordaba ayer como uno de los "gigantes" del flamenco. Su familia le ha dado un profundo conocimiento de su arte, y le ha permitido moverse con soltura y acierto desde el flamenco más puro hacia otros estilos musicales, como ha demostrado en uno de sus últimos trabajos, Mujeres, que hoy presenta en el Town Hall.

En este trabajo, la joven granadina aborda algunos de los palos más puros del flamenco, como las tarantas, las bulerías o las soleás, pero también se atreve con propuestas más arriesgadas, como el mítico Ne me quite pas, de Jacques Brel, tal y como la interpretó Nina Simone. Además, abordará en clave flamenca algunos tangos argentinos, entre ellos Volver, de Carlos Gardel, que interpreta en play-back Penélope Cruz en el último film de Pedro Almodovar.

Con Montoyita y Leo Sujatovich

Pese a estas incursiones en otros estilos, Estrella Morente asegura sentirse más cantaora que cantante, y considera que el flamenco es lo suficientemente grandioso y universal para abrirse a otras influencias. "Yo soy cantaora flamenca y me gusta el cante puro. Aunque si se me presenta la ocasión de mezclarlo con otros estilos, no me lo voy a pensar dos veces", ha explicado la artista, que hoy actúa acompañada de tío Montoyita, en la guitarra, y del gran pianista argentino Leo Sujatovich.

La artista reconoce que, viniendo de donde viene, "sería imposible tener otra filosofía", ya que, según recuerda, su padre fue el primero que se atrevió a fundir su voz con el rock and roll o el jazz. Precisamente, la cantaora debutó en los años 90 en el disco que Enrique Morente hizo con el grupo de rock Lagartija Nick, Omega, y que se convirtió en un hito en la fusión del flamenco con otros estilos."En mi casa se oye un abanico tan extenso de música, que no entendemos de topes ni limitaciones", afirma Morente, sin prestar demasiada atención las críticas de los firmes defensores del flamenco puro.

"Mi padre siempre ha acallado las críticas de una sola manera: con su arte. Es el que mejor lo ha hecho. Se le ve tan seguro en el escenario, disfrutando de todos los colores de voz, de otras

culturas musicales....", explica. Y como él, Estrella asegura sentirse "igual de segura. Da

lo mismo que estés mezclando tu voz con un grupo de laúdes y bandurrias que con una banda africana. Lo importante es sentirte tÚ mismo. Mostrar lo que eres". La figura de Enrique Morente es una referencia clave en la joven artista, que sufre a diario la exigencia y el perfeccionismo del que

ha sido denominado El Picasso del Flamenco.

Otras noticias

La cantaora granadina Estrella Morente. / GORKA LEJARCEGI

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana