Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno liberaliza el precio de los manuales y decide que el resto de libros tengan coste fijo

El Consejo de Ministros aprueba el proyecto legislativo sobre lectura y bibliotecas

El Consejo de Ministros ha aprobado en su reunión de esta mañana la conocida como Ley del Libro, un proyecto con un presupuesto de 431 millones de euros para siete años que debe servir como "una puesta al día muy detallada de un sector que venía arrastrando una necesidad urgente de modernizar conceptos". El proyecto establece que los libros, en general, tengan un precio fijo. Sin embargo, los manuales escolares no estarán sometidos a esta regla, es decir, su precio será fijado libremente por editores y tiendas.

El punto más polémico del proyecto de ley de Lectura, del Libro y de las Bibliotecas, que así se llama, es el establecimiento como principio general de un precio único para los libros. Además, los editores habían solicitado que se liberalizara el coste de los manuales. La Ley del Libro de 1975 establecía un precio fijo para los libros de texto. El Gobierno del Partido Popular, en un decreto aprobado en junio de 2000, estableció una serie de descuentos libres para los manuales, que en la práctica han llegado a alcanzar hasta el 25%.

Nuevos soportes electrónicos

Este proyecto legislativo tiene como objeto ampliar los fondos de las bibliotecas, promover y apoyar a escritores y editores, y "llevar el libro donde más se necesita", para que sea usado como "elemento de integración social y cívica". Con estas palabras definió la nueva ley el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a principios del mes pasado y durante la inauguración del Sexto Congreso Iberoamericano de Editores.

"La industria editorial trasciende el carácter mercantil, porque puede contribuir al fortalecimiento de los derechos humanos y a combatir el analfabetismo", dijo hace un mes Zapatero. En la nueva ley, destaca "la importancia concedida la lectura y reconoce el protagonismo de la creación, edición, comercio y bibliotecas", según explicó el presidente del Gobierno entonces.

La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha explicado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que "la lectura es esencial en la formación de las personas"; por ello, "por primera vez quedan recogidos en un texto normativo los planes de fomento de la lectura". "El proyecto enriquece el concepto de libro, al tener en cuenta los nuevos soportes que han traído las nuevas tecnologías", ha añadido De la Vega.