Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía encuentra 'El grito' y 'Madonna' de Munch dos años después de su robo

Los agentes creen estar totalmente seguros de que se tratan de los originales

La policía noruega ha encontrado los dos cuadros de Edvard Munch robados hace dos años en el Museo de Munch de Oslo por dos personas. Las obras eran de las más famosas del artista noruego, El grito y Madonna. Según informó el periódico Dagbladet el pasado 21 de agosto, un ladrón de bancos noruegos ofreció la devolución de ambos cuadros a cambio de una reducción de su condena, pero por el momento se desconoce si la aparición de las obras está relacionada con esta noticia.

Los cuadros se han recuperado después de una operación con agentes armados hoy en los alrededores de Oslo, aunque de momento no se ha practicado ninguna detención. "Estamos cien por cien seguros de que se trata de los originales", ha dicho el jefe de policía Iver Stensrud en rueda de prensa. "El daño es menor del esperado". El presidente del Consejo Municipal de Oslo, Erling Lae, ha informado, sin embargo, de que uno de los cuadros presenta un rasgón y el otro está un poco dañado en un borde tras serle retirado el marco.

Stenrud ha dicho que ni la prensa ni el público en general podrán verlas de momento, y ha rechazado facilitar detalles sobre la investigación o la operación que ha permitido recuperar las obras dos años después. La policía cree que los cuadros han estado en Noruega todo el tiempo desde su robo hace exactamente dos años y nueve días.

Dos hombres armados entraron en el Museo Munch de Oslo en agosto de 2004 y, ante decenas de turistas, descolgaron ambos cuadros y se lo llevaron. Las pinturas, ambas de 1893, han permanecido dos años sin aparecer incluso tras la detención de tres personas el pasado mes de mayo que fueron acusadas de tomar parte del robo y que fueron sentenciadas a ocho años de cárcel. Dos de esas personas fueron condenadas a pagar 95 millones de euros por daños.

El Ayuntamiento de Oslo había ofrecido una recompensa de dos millones de coronas (251.921 euros) por estas obras de finales del siglo XIX.