Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Los efectos de una confesión a tiempo

La primera edición de la autobiografía de Günter Grass, a punto de agotarse el primer día que sale al mercado, después de que revelara que estuvo en las SS

Esta mañana ha salido a la venta la primera edición -unos 150.000 ejemplares- de la autobiografía del escritor alemán Günter Grass; ya se han vendido 130.000 unidades, después de que el autor confesara haber pertenecido a las Waffen-SS, los agentes de Hitler. La editorial Steidl ya tiene preparada una segunda tirada de 100.000 ejemplares de Beim Haeuten der Zwiebel (Pelando la cebolla, en su traducción al español).

Grass reveló el pasado sábado que perteneció durante unos meses, poco antes del fin de la Segunda Guerra Mundial a la guardia hitleriana, cuando tenia 17 años de edad. Esta confesión causó un gran revuelo, ya que hasta ahora lo único que aparecía en las biografías del Premio Nobel de Literatura y Príncipe de Asturias 1999 era que había servido como auxiliar de artillería en el Ejército.

La confesión precipitó un alud de opiniones acerca de por qué había mantenido ese dato oculto durante tanto tiempo, y por qué había decidido revelarlo justo en este momento, 60 años después. Sin embargo, no parece que sea una primera confesión, ya que el escritor había declarado ya a los aliados estadounidenses que fue soldado de ese cuerpo alemán en el período en el que pasó como prisionero de guerra, tras la Capitulación alemana. Es más, en los archivos de la Wehrmacht, en Berlín, abiertos a consulta pública, aparece esta información, aunque nadie había reparado en ella hasta ahora.

En plena controversia, se ha llegado a plantear si el escritor podría llegar a perder algunas de las distinciones que ha recibido por su trayectoria política, como el Nobel de Literatura o el título de hijo predilecto de la ciudad polaca de Gdanks. Sin embargo, la Fundación Nobel descartó rápidamente esta posibilidad, al estimar que nunca han retirado otro título; el Ayuntamiento de Gdansk tampoco se lo ha planteado.