Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abierto el mayor archivo nazi del mundo, con información de 17,5 millones de víctimas

La comisión de 11 países que dirige el Servicio Internacional de Búsqueda de Bad Arolsen anuncia la apertura de los documentos al público

Kilómetros de archivos repletos de carpetas con más de 47 millones de documentos sobre las tragedias individuales que vivieron 17,5 millones de personas durante el Holocausto. Eso es el Servicio Internacional de Búsqueda (ITS) de Bad Arolsen (Alemania), un archivo donde millones de europeos que ignoraban el destino de sus familiares han podido rastrear su pista desde que se creó, en 1943. Hasta ahora, era terreno vedado para los historiadores, pero tras el fin a la resistencia alemana, basada en el respeto a la protección de datos; la comisión de 11 países que dirige el servicio, administrado por la Cruz Roja y financiado por Alemania, ha anunciado hoy la apertura definitiva al público.

Hasta ahora, el acuerdo internacional sobre el archivo contemplaba que únicamente el Servicio Internacional de Rastreo de la Cruz Roja accediera al archivo. Pero, tras unas negociaciones que han durado de casi diez años y gracias a la insistencia de Estados Unidos, Francia y los Países Bajos; finalmente los países más reacios a la apertura, Alemania e Italia, han cedido.

Alemania temía que, debido a su restrictiva legislación en protección de datos, la apertura de Bad Arolsen tuviera consecuencias legales por la publicación de detalles personales de las víctimas. Y es que no sólo está registrado quién fue, cuándo y a qué campo de concentración; sino a qué inhumanos experimentos pseudo científicos se le sometió, si se le despiojó, qué enfermedades congénitas tenía, cuál fue la causa de su detención -figuran desde el asesinato a la homosexualidad- y otras informaciones muy personales que están protegidas por la ley alemana.

La firma del convenio de hoy es "el primer paso para abrir al público los archivos a los estados y las organizaciones", ha dicho Wolfgang Wippermann, profesor de historia del la Universidad Libre de Berlín. "Cuanto más acceso tengamos al conocimiento, más podremos ayudar a las víctimas".

El acuerdo firmado hoy permitirá hacer copias de los documentos a todos los países miembros de la comisión, que a su vez podrán hacerlas accesibles a los investigadores que consideren convenientes de acuerdo con su ley nacional. Estos países son: Israel, Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Bélgica, Grecia, Luxemburgo, Holanda, Italia, Polonia y Alemania.

Al ITS de Bad Arolsen siguen llegando cada año 150.000 solicitudes de búsqueda, y continúa recopilando datos, sobre todo procedentes de los organismos públicos de la antigua República Democrática Alemana (RDA), vedados hasta 1990. En 2005 se dieron más de 226.000 respuestas, pero quedaban más de 400.000 casos por resolver y se da prioridad a las peticiones de mayores de 80 años.