Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maria de la Pau Janer obtiene el Planeta en una polémica edición

Jaime Bayly, finalista de un premio marcado por las críticas de Marsé

Maria de la Pau Janer y Jayme Baily se convirtieron ayer en la ganadora y el finalista del Premio Planeta, dotado con 601.000 euros, en una edición con polémica. Janer, a quien en 2002 le tocó el papel de secundaria tras Alfredo Bryce Echenique, recogió anoche el galardón por una obra presentada como Si fuera esta noche y bajo el seudónimo Camille Claudel. Lo hizo con el mar de fondo provocado por las opiniones del miembro del jurado Juan Marsé, que el viernes criticó la baja calidad de las obras finalistas.

La entrega del 54º Premio Planeta, presidida por los duques de Palma y celebrada anoche en el Palacio de Congresos de Cataluña, ha sido una de las más tensas. El viernes, varios de los miembros del jurado manifestaron su opinión sobre la baja calidad literaria de las 10 obras finalistas. El escritor Juan Marsé fue el más explícito: "Mi opinión personal es que el nivel es bajo y en algunos tramos incluso subterráneo". Rosa Regàs y Carmen Posadas también hicieron público algún que otro pero a las novelas finalistas. Para Regàs, 2005 "no ha sido el año en que la calidad haya sido más alta". Y Posadas expresó su acuerdo con la "opinión general" y, refiriéndose a algunas de las obras finalistas, dijo no tener ningún interés por la "novela sentimental", de la que no se consideró "buena juez". Además de Marsé, Regàs y Posadas, el jurado del Planeta lo forman Alberto Blecua, Pere Gimferrer, Antonio Prieto, Carlos Pujol y Manuel Lombardero en calidad de secretario.

Precisamente de sentimental cabe calificar, en buena parte, la obra de Maria de la Pau Janer (Palma de Mallorca, 1966). "Me gusta tratar el carácter de los personajes, las relaciones que se establecen entre ellos, los conflictos, amores y desamores. Me interesa la vida de la gente, todo lo que les pasa, ver sus sentimientos. El mayor elogio que me pueden hacer es que sé expresar los sentimientos con palabras", dijo tras quedar finalista del Premio Planeta en 2002. Por lo que dice la sinopsis de la novela de Janer, facilitada por la editorial Planeta junto a la del resto de finalistas, Si fuera esta noche sigue en la misma línea: "Un conocido abogado que está esperando su vuelo en un aeropuerto para volver a su casa, debido a una circunstancia casual recuerda un antiguo amor de 10 años atrás, y en el último momento cambia sus planes y también el rumbo de su vida", reza el resumen.

Carrera con premios

Hija del también escritor Gabriel Janer Manila y habitual de los medios de comunicación de Cataluña y las islas Baleares, Maria de la Pau Janer es autora de ocho novelas. Hizo su debut en 1988 con Els ulls d'ahir (Los ojos de ayer). Antes de ser finalista del Planeta en 2002 por la novela Las mujeres que hay en mí, su primer intento de entrar en el mercado en lengua castellana, se había llevado todos —o casi todos— los premios del territorio catalán.

El trayecto empezó en 1989 con el Premio Andròmina de la editorial valenciana Tres i Quatre, que se llevó por su segunda novela, L'hora dels eclipsis (La hora de los eclipses); en 1993 fue el Sant Joan, publicado por Edicions 62, por Màrmara; en 1995, el Carlemany, por entonces coeditado por Columna y Proa, por Natura d'anguila (Naturaleza de anguila), y en 1999, el Ramon Llull, de Planeta, por Lola. Del Premio Sant Jordi, uno de los galardones con más solera de la narrativa en catalán, se quedó a las puertas en 1997 por Orient, Occident. Dues històries d'amor (Oriente, Occidente. Dos historias de amor) a pesar de que había sonado con insistencia en los días anteriores a la concesión del premio como la más que probable ganadora. Ese año lo ganó Alfred Bosch, otro escritor de la órbita de Grupo Planeta. Las dos últimas novelas están traducidas al castellano, al igual que Ets la meva vida, ets la meva mort (Eres mi vida, eres mi muerte), del año 2001.

Doctora en Filología Catalana y profesora de la Universidad de las Islas Baleares, otra de las facetas de Maria de la Pau Janer es la de compiladora de rondalles mallorquinas.

Un escritor irreverente

El finalista, Jaime Bayly (Lima, Perú, 1965), se presentó al Premio Planeta 2005 con el seudónimo El Intruso Sentimental. Bayly irrumpió con fuerza en la escena literaria a mediados de los años noventa con novelas que causaron tanto revuelo en su país, y también en España, por su descripción del ambiente gay y de la noche limeña como No se lo digas a nadie y La noche es virgen, con la que obtuvo el Premio Herralde en 1997.

De Ya no sé quién eres, título con que Bayly concurrió al Planeta, se sabe que cuenta la historia de un escritor que vive solo. Metido dentro de una casa de la que nadie se ocupa, el escritor contrata a una asistenta. Ella contribuye a cambiar el curso de la vida del protagonista. La dotación del Premio Planeta para la obra finalista es de 150.250 euros.

De Jaime Bayly, un autor con un importante éxito de ventas, se ha dicho que es irreverente, osado y provocador. Periodista de televisión, además de escritor, en la mayoría de sus obras ha utilizado un fuerte componente autobiográfico, reconocido por él mismo, aunque le gusta más hablar de "autodestrucción" que de "autobiografía". Ha jugado a menudo con la ambigüedad sexual de unos personajes que viven experiencias al límite descritas a veces con humor descarnado y otras con ternura. "Un escritor tiene que ser revulsivo, sedicioso, aunque luego mucha gente se escandalice", ha afirmado Bayly en alguna ocasión.

La trayectoria del escritor peruano, que empezó a publicar en Seix Barral para pasar luego a la editorial Anagrama y fichar por Planeta en el año 2002, cuenta además con las obras Yo amo a mi mami (1999), Los amigos que perdí (2000), Aquí no hay poesía (2001), La mujer de mi hermano (2002) y El huracán lleva tu nombre (2004), una novela de la que él mismo dijo que significaba un regreso a la temática de sus primeros libros. Precisamente, Planeta recuperó en 2004 dos de sus primeras obras, No se lo digas a nadie y Los últimos días de La Prensa.