Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece Maria Schell, la gran actriz del cine alemán

Obtuvo el premio a la mejor interpretación en el Festival de Cannes en 1954 por 'El último puente'

La actriz austríaca María Schell, una de las grandes figuras de la cinematografía germana, falleció la pasada noche a los 79 años de edad en su casa de campo en los Alpes, donde vivía retirada desde hace años. Schell falleció en su propia cama, tras haber sido internada la pasada semana en un hospital de Graz por una pulmonía.

Nacida en Viena el 15 de enero de 1926, María Schell era hija de un escritor suizo y una actriz austríaca y se crió desde 1938 en Suiza junto a sus hermanos Maximilian, Immy y Carl, todos ellos actores también, de mayor o menor renombre. Su carrera cinematográfica comenzó a los 16 años y sin experiencia alguna como actriz de la mano del realizador Sigfrit Steiner, con quien rodó Der Steinbruch (La cantera), en 1942.

Pero la fama le llegó en 1954 al conseguir el premio a la mejor actriz en el Festival de Cannes con la película de Helmut Käutner El último puente y posteriormente participó en algunas grandes producciones como Los hermanos Karamazov, de Richard Brooks. El resto de su carrera estuvo centrada en grandes historias románticas dirigidas al mercado de habla alemana, en el que se convirtió en una de las grandes estrellas de los años 50 y 60.

En esta última década María Schell se dedicó con mayor frecuencia al teatro y la televisión, e incluso llega a trabajar en este último medio con su hija Marie Thérèse. Su última aparición en público se produjo a finales de febrero de 2002 en el estreno de la película documental Mi hermana María, rodada por Maximilian Schell en homenaje a la que fuera icono del cine germano

Problemas personales

Pero su vida personal no fue tan plena. Sus éxitos profesionales no se vieron acompañados por los personales, ya que su primer matrimonio con el realizador Horst Hächler en 1957, del que nació su hijo Oliver, duró pocos años, también acabó seprándose de su segundo marido, el actor y director Veit Relin, relación de la que nació su hija. Afectada de depresiones, en 1991 trató de suicidarse con una sobredosis de barbitúricos y, tras una serie de derrames cerebrales, en 1997 llenó las páginas de la prensa amarilla por un escándalo financiero que no llegó a los tribunales.

María Schell escribió dos libros autobiográficos, Die Kostbarkeit del Augenblicks - Gedanken - Erinnerungen (La delicia del momento - Pensamientos - Recuerdos) en 1985 y ...Und wenns's a Katz is! Mein Weg durchs Leben (...Aunque sea un gato! Mi camino por la vida) en 1995.