Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Graciela Montes y Ema Wolf ganan el Alfaguara de Novela con una obra sobre la Génova medieval

Según el jurado, la obra es "una recreación de una época fascinante de la humanidad, la de los descubrimientos y la atracción por lo desconocido, que trasciende el marco histórico para convertir su escritura deslumbrante en un acto de libertad"

Las escritoras argentinas Graciela Montes y Ema Wolf han sido galardonadas con el VIII Premio Internacional Alfaguara de Novela 2005 como autoras de la novela El turno del escriba, ambientada en la Génova del siglo XIII. La obra fue presentada con ese mismo título bajo el pseudónimo de Mark Twin.

El jurado ha estado presidido por el escritor español José Manuel Caballero Bonald, Premio Reina Sofía de Poesía 2004. Lo integraban además Juan González, Ana María Moix, Iván Thays, Manuel Rivas, Silvia Hopenhayn y Fernando León de Aranoa. El veredicto ha sido decidido por mayoría, "con absoluta independencia" y tras un trabajo "complejo e intrincado".

Caballero Bonald ha destacado la "calidad del texto", "un dechado de virtudes" que "recupera realmente lo que es la absoluta capacidad artística de la novela". Según el acta hecho publica por el jurado, la novela está construida a partir de la "recreación de una época fascinante de la humanidad, la de los descubrimientos y la atracción por lo desconocido, que trasciende el marco histórico para convertir su escritura deslumbrante en un acto de libertad".

Las dos escritoras, muy conocidas en su país como autoras de cuentos infantiles y juveniles, explicaron tras el fallo del jurado a través del hilo telefónico que la experiencia de escribir mano a mano "ha sido una experiencia formidable por el respeto que nos tenemos". Graciela Montes ha precisado: "Es una novela documentada absolutamente en su aspecto histórico hasta en los detalles más minuciosos. La parte histórica es totalmente real, y la ficción son los huecos que deja la historia". Woolf ha añadido: "Es un viaje y, como la escritura, es un libro para salvarse".

A este galardón, dotado con 175.000 dólares (135.000 euros) y una escultura de Martín Chirino, se habían presentado 649 obras, la mayoría de ellas escritas por autores americanos (457, de los que 168 eran argentinos, 81 mexicanos y 43 colombianos; 192 eran españoles). La obra ganadora será publicada por la editorial que organiza el premio simultáneamente en España y 19 países americanos.

Los anteriores ganadores de este premio son: el nicaragüense Sergio Ramírez, por Margarita, está linda la mar, y el cubano Eliseo Alberto por Caracol Beach, ex aequo en 1998; el español Manuel Vicent por Son de Mar, en 1999; la española Clara Sánchez por Últimas noticias del paraíso, en 2000; la mexicana Elena Poniatowska por La piel del cielo, en 2001; el argentino Tomás Eloy Martínez por El vuelo de la reina, en 2002; el mexicano Xavier Velasco por Diablo guardián, en 2003; y la colombiana Laura Restrepo por Delirio, en 2004.