Santiago se rinde ante Bob Dylan en el último concierto de su gira española

25.000 personas han seguido una actuación en la que se han alternado canciones clásicas y composiciones recientes

EFE Santiago de Compostela 17 JUL 2004 - 23:55 CET

Bob Dylan ha ofrecido esta noche la última de sus actuaciones de este año en España. Ha sido en los Conciertos del Nuevo Milenio en Santiago de Compostela, ante unas 25.000 personas que se han rendido a la música del cantante, quien ha alternado temas clásicos y composiciones recientes.

El artista de Minnesota ha optado en esta gira por los teclados frente a su clásica guitarra, aunque ello no ha impedido ver al Dylan más rockero, que ha despertado las ovaciones de sus incondicionales. Aunque debía cerrar este último día del festival, Dylan ha querido actuar antes, y dejar que fueran The Corrs y Echo & The Bunnymen los cabezas de cartel. A sus 64 años, el artista se puede permitir antojos como el de cambiar por completo el cartel de un festival o impedir que los medios le fotografiasen durante la actuación.

Tampoco se encendieron las dos pantallas para ver al legendario artista de cerca, porque su idea, según han explicado los organizadores, es que la gente venga sólo a verle cantar.

Con uno de sus clásicos, Maggie's faro, comenzó el recital en el que sin decepcionar a los nostálgicos ha sido también fiel a sus últimas composiciones. Con el guitarrista Stu Kimball, que protagonizó los mejores solos junto a Dylan a las teclas; Larry Campbell también a la guitarra y la slide guitarr; Tony Garnier al bajo y George Recille en la batería, el músico, que no se olvidó de su armónica, continuó con otro clásico, Wathing the river flow.

Tras poco más de una hora de actuación, Bob Dylan salió del escenario sólo por unos minutos. A la hora de los bises primero llegó Mr. Tambourine man, aunque con una versión casi irreconocible. También reinventó para la ocasión Like a rolling stone, de forma más pausada y con una voz más grave, mientras el público no podía reprimir cantarla al estilo clásico.

Hora y media de concierto

All along the watchtower ha puesto fin a cerca de hora y media de música, cuando el sol ya se había puesto en Santiago, en el concierto más multitudinario y luminoso de Dylan en España.

Otra telonera fue Eva, la cantante de Amaral, ya que el dúo zaragozano ha sido el grupo telonero de Dylan en sus conciertos en España, y su vocalista estaba hoy en Santiago de veraneo. La organización le pidió un favor que para ella se convirtió en "regalo", como confesó antes de cantar Sin ti no soy nada.

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

“Marc ha cometido un error”

Nadia Tronchoni Termas de Rio Hondo

“Valentino es mucho Valentino”, responde Márquez tras arriesgar demasiado

Repulsa social a la banca

El rescate del sistema financiero ha requerido una cifra astronómica de dinero público en un tiempo de grandes necesidades sociales

La falta de reformas y la guerra en el Este minan a la sociedad ucrania

Pilar Bonet Moscú

El control de los oligarcas y las cuotas políticas bloquean el funcionamiento de la Administración

EL PAÍS RECOMIENDA

Quiero desheredar a mi hijo

El Supremo equipara el maltrato físico al psicológico. Se disparan las consultas para privar a los descendientes del patrimonio

La histórica maldición de los banqueros de Dios

Quienes acosaron a Benedicto XVI plantan cara a Bergoglio para limpiar las finanzas y levantar el secreto bancario

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana