Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CINE

Amenábar, Kidman y 'Los otros' toman Madrid

La tercera película del director español se estrena mañana en España tras recaudar más de 12.000 millones de pesetas en EE UU

Actor y protagonista de la sensación cinematográfica del momento, Alejandro Amenábar y Nicole Kidman, han presentado hoy en Madrid Los otros, la película más personal y que mayor expectación ha levantado de cuantas ha filmado el cineasta español. Los otros se estrena mañana en más de 300 cines de toda España.

Producida por el ex de la estrella australiana, Tom Cruise, Los otros puede parecer una película hollywoodiense, pero no lo es. Nada más lejos. Después de haber recaudado más de doce mil millones de pesetas en EEUU con Los otros, Alejandro Amenábar no tiene pensado irse a trabajar a EE UU. El cineasta ve "con distancia" su camino hacia un Hollywood, "tan cautivador como frustrante".

Amenábar habla con tranquilidad y mente rápida y milimétrica sobre su tercera película, proyectada, dice, en un principio, como "un pequeño barquito de vela", que se ha convertido en un "transatlántico".

"Estoy relajado, los nervios pasaron cuando vi la primera reacción del público americano, tan ajeno al cine español. Entonces sí me sentí como un conejillo de indias, pero el estreno en España me provoca más emoción que tensión", explica Amenábar, quien confiesa que no se esperaba que el público de EEUU "acostumbrado a un suspense cargado de efectos especiales" acudiera en masa a ver un filme como el suyo, "hecho con un ritmo suave, y sólo un par de sustos".

"Los otros", ambientada en un viejo y aislado caserón de la isla de Jersey recién terminada la II Guerra Mundial, narra la historia de Grace (Nicole Kidman), madre de dos niños que padecen una extraña enfermedad que les impide tener contacto directo con la luz. Sus estrictas normas se verán alteradas por la llegada de los nuevos sirvientes.

Muchas han sido las definiciones que se han dado a esta película, pero Amenábar prefiere hablar de un "melodrama de suspense" o de cuento gótico de fantasmas, pero "más sofisticado y humano". O también una metáfora de la luz y las tinieblas, entendida como un viaje de esas tinieblas hacia una luz que "aparentemente mata, pero termina siendo todo lo contrario".

La crítica americana ha acogido bien a Los otros. De todas ellas, recuerda con especial cariño el texto que sobre él escribió Anthony Minghella, el director de "El paciente inglés", en The New York Times.

En España, por el contrario, algunos críticos no han aplaudido especialmente el filme, y aunque Amenábar dice procurar no obsesionarse con lo que lee, sí le "asusta" que le ocurra lo mismo que le pasó a Almodóvar después de Mujeres al borde de un ataque de nervios, cuando "se le negó en su propio país", explica.

Por su parte, Nicole Kidman, que ha acompañado al director en la rueda de prensa, prefiere también hablar de la película, aunque no le preocupa que se hable de su vida privada porque sabe perfectamente que forma parte de la profesión que ha elegido. En la presentación de 'Los Otros', la tercera película de Alejandro Amenábar, protagonizada por la actriz australiana, Kidman reconoció que el mundo del celuloide es "algo difícil" y que lo más importante es ser "fiel y sincero a uno mismo". Además, mientras sea recordada por el público por su trabajo en filmes como éste, en el que da vida a Grace, "un personaje intenso y muy interesante", todo está perdonado.

A diferencia de lo que piensa Amenábar, Kidman ha dicho que "no soy una estrella de Hollywood, pero sí una actriz. Me gusta este trabajo por encima de todo".

"Trabajo con alegría y el amor al trabajo va más allá de mi vida privada, aunque espero que en un futuro se piense en mí por mis trabajos más que por mi vida personal", ha dicho Kidman en clara referencia a su reciente divorcio de Tom Cruise.

De Grace, el personaje al que da vida en este filme, Kidman no ha dudado en señalar que ha sido un trabajo muy difícil. "Cuando llegué a Madrid para el rodaje venía de rodar Moulin Rouge, una película de amor, un cambio total. Era un personaje diferente: una madre con dos hijos, como yo en la vida real. Pensé que no iba a ser capaz, pero di el salto hasta que conseguí sentirme en la piel de ella. No quería ser una buena mamá, sino que el público entendiese mis problemas, mi obsesión hacia los niños y que sintieran compasión, que no me odiaran", ha apuntado.

Y es que interpretar a Grace, a la que ha definido como "una mujer muy fuerte", era un reto importante. "Tenía que sentirme fuerte y Alejandro me dio espacio para mis sentimientos. Ha sido maravilloso", ha agregado la también protagonista de Eyes wide shut, Días de trueno o Calma total, entre otros títulos.

Pero el trabajo con Amenábar no fue todo un camino de rosas. "No estaba de acuerdo con él siempre, pero ha habido un respeto mutuo. Alejandro había escrito la historia y sabía de qué se trataba. Creo en la cooperación entre director y actor. Pero debe existir un desafío permanente para facilitar la comprensión del personaje, mejorar el producto, y ha sido magnífico trabajar con él", ha dicho.

Kidman también ha reconocido que a veces sintió miedo durante el rodaje de Los otros. "Tengo mucha imaginación y me asusto cuando estoy sola en casa. Pero no creo en los fantasmas y nunca los he visto", ha comentado una actriz que no tiene nada en contra del cine de Hollywood pero que prefiere trabajar en "películas más pequeñas".

"Prefiero trabajar en proyectos en los que siento más coraje y en los que se puede demostrar el talento de otros directores y poder ayudarles. En el futuro trabajaré en todo el mundo, con gente con talento y buenos guiones", ha anunciado Kidman, que tiene entre manos dos proyectos: In the cut, un filme de Jane Champion, que aún no sabe si protagonizará; y otro con el director Lars Von Trier.

El que no tiene proyectos a la vista es Amenábar, aunque sí tiene claro que todas las historias que él escribe nacen con vocación universal pues son "urbanas y con personajes fácilmente trasladables al universo anglosajón". Amenábar no se niega a dirigir una historia ajena, aunque, eso sí, advierte que muy pocas de las películas que actualmente ofrece Hollywood podrían contar con él tras la cámara.